sábado, 22 de junio de 2013

El cuñado de Bretón le responsabiliza de la desaparición de sus hijos

El peor día en la vida de José Ortega fue el 8 de octubre de 2011, cuando recibió una llamada de su cuñado Rafael diciéndole que sus sobrinos Ruth y José se habían perdido en un parque de Córdoba. Así lo ha recordado Ortega en la quinta sesión del juicio que se sigue en la Audiencia Provincial contra su cuñado, José Bretón, acusado por el doble asesinato de sus hijos.

Seguir leyendo