jueves, 23 de septiembre de 2010

¿Son fiables los datos de audiencia?.

¿Tiene usted un audímetro en su casa?



Hace un par de semanas, el director austriaco Hans Weingartner estrenaba la película Un juego de inteligencia, una mezcla de thriller y sátira en la que planteaba manipular los datos de audiencia para acabar con la telebasura y que así el público se interese por programas culturales y de calidad.

Sin embargo, y para desgracia de muchos, no es posible. "Hay controles muy estrictos, la metodología es muy secreta. Es imposible que haya trampas. Sofres anula aquellos datos que son viciados", comenta a Vanitatis Javier López gerente de análisis de Audiencia de Barlovento Comunicación.
En nuestro país, las audiencias son medidas a partir de 4.500 audímetros repartidos proporcionalmente por toda la geografía española a partir de estudios sociodemográficos. “Las televisiones no pueden saber dónde están los audímetros. Las familias firman una clausula de confidencialidad”, continúa López. “Hay un margen de error muy pequeño en las mediciones. Evidentemente, cuanto más segmentada esté la medición, más margen de error existe”.
Cada audímetro lleva consigo un mando a distancia con un botón asignado a cada miembro de la familia. “Al encender la tele, cada miembro de la familia tiene que presionar su botón para que el aparato sepa quién está viendo la tele. Asimismo, de vez en cuando, va preguntando cosas para evitar engaños”.
Evidentemente, llevar a cabo tan tediosa tarea, tiene su recompensa. “Hay una cartilla de puntos con la que las familias pueden conseguir diversos regalos”.
2.400 millones de euros en juego
Tanta medida de seguridad tiene su lógica. “El año pasado se facturaron en España 2.400 millones de euros en publicidad. Sólo hay que dividir esa cantidad para saber cuánto dinero vale un punto de share”.
“Siempre hay cadenas más desconfiadas que otras, pero todas aceptan este sistema como oficial. De esta manera las tarifas de publicidad tienen una fuente valida”, explica López.
Todo lo contrario ocurre en cuanto a internet. “El mercado está demandando una fuente de medición para todos. Sin embargo, es muy complicado porque estos datos son más fácilmente manipulables. No obstante se están llevando a cabo reuniones”.

Vanitatis.com