sábado, 23 de octubre de 2010

Adriá Collado nueva incorporación de Gavilanes(tras promediar un 14% tendrá difícil tener tercera temporada).


Adriá Collado, una de las nuevas incorporaciones de Gavilanes en su segunda temporada en Antena 3, cuenta cuál es su visión de la serie, las tramas que vivirán los personajes y de cómo interpreta esta profesión.
Junto a Adriá, encontramos a otros cuatro protagonistas que se suman a este enredo de amor y venganza. Son Mercé Llorens como Olivia, Pere Molina será Jaime, Oriol Vila en la piel de Ray y, por último, Marta Marco que dará vida a Laura. Estos se unen a los protagonistas de la primera temporada entre los que destacan Rodolfo Sancho, Claudia Bassols o Diana Palazón.

Collado, que en su día triunfó con Aquí no hay quien viva (Antena 3) y pasó después por Cuestión de sexo (Cuatro), continúa luchando en el mundo de la interpretación tal y como podemos ver en sus últimas incursiones en la gran pantalla o a nivel de producción a cargo de su productora.
¿Qué nos puede contar de segunda temporada de Gavilanes?
Estoy muy ilusionado y entusiasmado por participar en esta serie que tuvo éxito la temporada pasada. Ser una incorporación nueva siempre es un peso que cuesta un poco acarrear.
¿Pesa mucho ser uno de los nuevos?
No es fáci, porque te tienes que acostumbrar a las tramas, a los ritmos de grabación y sobre todo no quieres bajar el nivel... pero espero hacerlo bien.
¿Buenas o malas sensaciones?
Tiene muchas ventajas entrar en una serie ya rodada. Los nuevos nos hemos sentido como en casa. En realidad es un lujo poder rodar en tu ciudad e ir a trabajar en moto. Me dan los guiones a cuenta gotas.
¿Tenía relación con algún miembro del equipo antes?
Conocía a alguno de los actores pero no había trabajado con ellos, y eso que somos muchos.


Háblenos de su personaje en 'Gavilanes'
Interpretaré a Álvaro. Tampoco puedo revelar muchas cosas pero me cruzaré en bastantes tramas. Algunas claves de mi personaje son que fue el chico más popular del instituto, el mejor deportista y un estudiante ejemplar. Era tan hábil en el manejo de las relaciones personales que sus novias, cuando dejaban de serlo, lejos de guardarle rencor, lo seguían queriendo.

Fue el primero de su promoción en la universidad y, antes de acabar la carrera, tenía varias ofertas de trabajo. Actualmente trabaja como abogado del Club de Empresarios Aceiteros. Ahí conoce a Sara y surge entre ellos una gran atracción. Álvaro es el prototipo del éxito.

¿Qué futuro le augura a la serie?
Aunque la televisión ahora está complicada con todo el tema de la televisión digital, creo que es una serie de mucha calidad y muy cuidada. Las tramas son verdaderamente interesantes y creo que puede seguir siendo un éxito. Es una serie que crece capítulo a capítulo y habrá que esperar un poco más.
¿Tienes má proyectos a la vista?
Sí, tengo un par de pelis pendientes de estreno como Suspicious Minds y Desechos. Para el próximo año ya veremos porque la crisis dentro de esta industria te hace mantener pies de plomo. Al margen de que quiero esperar a ver cómo marcha la serie para no meterme en muchos proyectos si veo que no los puedo abarcar.

¿Cómo es la faceta de productor?
Participo en la producción de la película Desechos. Es un proyecto que montamos un grupo de amigos y en el que estamos trabajando duro pero con mucha ilusión. Nos entendemos muy bien, nos reunimos en Ibiza que fue donde se rodó la película y comenzamos a diseñar los pasos que hemos de dar con nuestra productora.
¿Se inspira bien en Ibiza?
Sí. Es un sitio fantástico que hay que mostrar. Pero, al margen de eso, te das cuenta de las complicaciones que tiene la labor de producción. Lograr que la película se exhiba, distribuirla bien... no sabemos qué pasará pero de momento tenemos mucha ilusión y confiamos en el proyecto.
¿Es usted maniático a la hora de empezar a rodar una escena?
Por lo general, no. Lo único que me preocupa es que el trabajo salga bien.
¿Es muy crítico consigo mismo cuando se ves?
Sí, soy muy exigente. Siempre que me veo en la televisión o en el cine encuentro cosillas que podría mejorar.
¿Pero son críticas positivas o le llegan a agobiar?
Depende del momento y de lo que sea. Es complicado pero es la mejor manera para poder seguir creciendo como actor. Además, siempre hay altibajos con los que lidiar.

EUROPA PRESS/Vertele.com