lunes, 25 de octubre de 2010

Los políticos catalanes pasan de TV3 cara a las elecciones y acuden a la tele española rosa(José Montilla fue peloteado durante mas de una hora en La noria con vídeo propagandístico de familia feliz incluido).



 

Curiosamente los candidatos catalanes dejaron a un lado la TV3 para fichar por la televisión rosa y del mamporreo político a altas horas de la madrugada. Lo interesante de José Montilla fue que vino a Madrid para poner a caer de un burro a Artur Mas. Esta vez el cordobés prefirió expresarse en castellano por lo que no fueron necesarios los subtítulos en La Noria ni los pinganillos como ocurrió en su comparecencia en el Senado. A los televidentes que se les cerraron los ojos oyendo los grandes logros de Montilla, que auguró un éxito espectacular para los socialistas en los comicios catalanes, les despertó de forma abrupta Maria Antonia Iglesias en su defensa apasionada de Alfredo Pérez Rubalcaba -que a punto estuvo de darle otro "susto" a su corazón- y en su crítica a fondo al PP, con los aplausos de Enric Sopena.

Sobre lo que sucedió en La Noria, Isabel Durán lo podría haber dicho más alto, pero no más claro cuando definió la entrevista de José Montilla de "aburridísima" y "un auténtico publirreportaje con violines", algo que a su entender no pasó con otros políticos que han pasado por el programa de Jordi González, a quien el comentario de Durán no le sentó nada bien. "A lo mejor la diferencia puede estar en el carácter del personaje, porque las entrevistas con José Blanco, Tomás Gómez, Artur Más o Miguel Ángel Revilla fueron entretenidas y hasta divertidas", insistió cuando González defendió que "las preguntas han sido muy buenas". Ni las "intimidades" contadas por Ana, la mujer de Montilla, y las imágenes familiares con los trillizos evitaron los bostezos de los espectadores.

Y es que el presidente de la Generalitat, José Montilla, aburrió a las ovejas con su convencimiento de que todo va bien y su partido, el PSC, ganará las elecciones del próximo 28 de noviembre porque tienen una propuesta "muy clara", a diferencia de su principal adversario: el candidato de CiU, Artur Mas, que apuesta por algo que "lleva al país a unos recovecos que no le convienen". "Estoy convencido de que las voy a ganar", aseguró a Pilar Rahola, Alfonso Rojo y María Antonia Iglesias.

Así, Montilla descartó la posibilidad de que el PSC pierda fuerza en el proceso electoral a pesar de lo que dicen las encuestas y se ha limitado a recordar que este tipo de consultas son como una noria porque "suben y bajan". "Ahora todos tenemos los mismos votos: ninguno", indicó.

Sobre el auge de campañas "anti-inmigración" que se están llevando a cabo en Cataluña, Montilla admitió "que seguramente el fenómeno xenófobo esté calando" en la comunidad y resaltó la importancia de hablar de inmigración para tratar de solucionar los problemas. De la misma forma, defendió la necesidad de no equiparar "emigrante con delincuente" y apostó por solventar el problema explicando a los ciudadanos las cosas que se han hecho y las que se quieren seguir haciendo en el futuro.

En cuanto a la sentencia del Tribunal Constitucional sobre el Estatuto catalán, Montilla aseguró que "respeta, aunque no comparte ni renuncia", y ha considerado que la "aventura" del Estado ha merecido la pena porque ha dado a Cataluña más autogobierno.

Preguntado por su relación con el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, admitió que han tenido "algún desencuentro", aunque aseguró que siempre se han tratado con corrección porque "nunca hay que perder las formas". "Hay en cosas que nos hemos entendido y otras en las que hemos discrepado", dijo.

"Me siento catalán y catalanista, pero no nacionalista"

Montilla, que es natural de Córdoba y que se trasladó a Cataluña porque tenía familia allí y no en Madrid, aseguró que se siente "catalán y catalanista", aunque no es nacionalista porque también se siente "español, europeo y europeista". A su parecer, Cataluña es una parte de España y de Europa, algo "perfectamente compatible" con la defensa del autogobierno.

Según Montilla, Cataluña es una nación porque tiene unas instituciones de alto gobierno, una lengua, una cultura y un derecho civil propio y porque tiene, sobre todo, "voluntad de autogobernanza". "Siempre he defendido que España sea una nación de naciones", añadió.

Preguntado por el régimen sancionador a los comercios que no rotulaban sus letreros en catalán impulsado por la Generalitat, Montilla dijo que simplemente recoge algo que ya estaba en la Ley. Además, explicó -poniendo como ejemplo a El Corte Inglés- que no obliga a rotular en catalán, sino a dar información en esta lengua, igual que se dan en castellano o en otras lenguas.

Antes de que los espectadores se quedaran totalmente dormidos, González sacó su "regalito sorpresa" para los invitados que no cobran. En este caso, Montilla se llevó una edición especial de Las Valquirias de Richard Wagner y dos localidadades en fin de semana y después de las elecciones para asistir a La Scala de Milán.

Y la próxima semana: Cristina Almeida. Al menos resultará más amena. Seguro.



Elsemanaldigital.com