jueves, 28 de octubre de 2010

La casa real no se reconoce en la miniserie de Telecinco.


Los otros. Amaia Salamanca y Fernando Gil son los actores que dan vida a los Príncipes en la serie de Telecinco, cuya segunda parte se emite este noche, con el desenlace feliz de la boda del heredero
y la periodista
Ni una palabra, al menos en público. Ni la Casa del Rey, como ente, ni ninguna de las personas que la integran se pronunciaron ayer oficialmente acerca de Felipe y Letizia, la miniserie sobre la historia de amor de los Príncipes, de la que Telecinco emitió la primera parte el pasado lunes con relativo éxito de audiencia y unánime rechazo de la crítica. En privado, personas pertenecientes al círculo de los Príncipes aseguraron ayer que ninguno de los dos se reconoció en la serie, como tampoco lo hicieron los que fueron testigos de algunos de los hechos que se relatan. Con todo, la reacción unánime provocada por la serie, dentro y fuera de la Zarzuela, fue de rechazo hacia la interpretación, rayana en la caricatura, que los actores Juanjo Puigcorbé y Marisa Paredes hacen de los Reyes. Las escenas que protagonizan don Juan Carlos y doña Sofía les presentan con unas personalidades y actitudes que no se corresponden con la realidad. Esta noche, la cadena emitirá el último capítulo de la historia, que, como todo el mundo sabe, acaba con la boda de los Príncipes en la Almudena.


  •  

Hace solo unos días, en Oviedo, la princesa de Asturias afirmó desconocer la existencia de la serie, aunque hizo una pequeña referencia a las cualidades de Amaia Salamanca, la actriz que le da vida en la serie. El aparente desinterés de la princesa de Asturias no era total, ya que desde que Telecinco anunció el rodaje de la miniserie, en el entorno de los Príncipes se estableció la consigna de no hacer ninguna referencia ni en positivo, ni en negativo. No se ha hecho nada para evitar la emisión, pero tampoco se ha colaborado lo más mínimo. Vista la serie, es evidente que los guionistas y el director no han tenido línea directa con ninguno de los personajes, ni tan siquiera los secundarios. El guión se basa en informaciones, no siempre fidedignas, que se han publicado o emitido a cerca del romance del Príncipe y la periodista.

El guión, además, tiene fallos garrafales como el establecer el encuentro de Asturias entre Felipe y Letizia en el 2002, cuando fue en el 2003, apenas quince días antes del anuncio del compromiso matrimonial. Eso sin tener en cuenta que el euro, en cuya campaña televisiva participó la entonces periodista Letizia Ortiz, entró en vigor en el 2000 y no en el 2002 como aparece en la serie. Tampoco se ajusta a la realidad el modo en que don Felipe anunció la ruptura de su relación con Eva Sannum, asunto que podría haberse aclarado si los guionistas hubieran hablado con algunos de los periodistas presentes.

LA CONTRAPROGRAMACIÓN
"Hispania" se impone
Falló la apuesta de Telecinco al contraprogramar con su Felipe y Letizia para confrontarla en la parrilla con el estreno de la serie de Antena 3 Hispania, que narra las peripecias de Viriato en el siglo II a.C. en su lucha contra los romanos. La superproducción histórica de Antena 3 se impuso como el programa más visto del día, con 4.768.000 espectadores frente a los 4.270.000 que siguieron Felipe y Letizia. Telecinco cambió dos veces la semana pasada el día de emisión de su producción sobre los príncipes de Asturias. Antena 3 trató de evitar esa coincidencia. De la misma forma, el desenlace de la miniserie de Telecinco volverá a coincidir esta noche en el mismo horario con el segundo capítulo de la ficción histórica de Antena 3.


LaVanguardia.es