jueves, 14 de octubre de 2010

Arguiñano prepara nuevas visitas de famosos a su programa que alcanza los 1,8 millones de espectadores.

 

Una media de 1,8 millones de espectadores siguen las recetas de Arguiñano en la franja de tarde.

'Karlos Arguiñano en tu cocina', el espacio que ofrece Antena 3 todas las tardes a las 20:15 horas, contará este jueves con un nuevo protagonista: Dani Pedrosa.

El piloto catalán de Moto GP será el invitado de excepción de esta semana en el espacio producido por Bainet Televisión. Además de conocer los gustos gastronómicos de un gran deportista como es Pedrosa, Karlos Arguiñano mostrará cómo cocinar una merluza con panaderas y piquillos. Con una ensalada de entrante y un plátano o un poco de queso fresco de postre, ésta se convierte en una receta muy completa desde el punto de vista nutricional.

En el programa que has estrenado en Antena 3, vemos que hay nuevas secciones como "la receta a un personaje de la actualidad". ¿Qué famosos van a ir al programa?
Hemos tenido a Dani Pedrosa, Edurne Pasabán, Fito y Matías Prats. Todavía estamos empezando, pero tenemos a mucha gente en la lista. Como ya se sabe, los famosos y famosas son difíciles de pillar, pero vamos a estar insistiendo. En las entrevistas, las preguntas son siempre: carne o pescado, cuchara o tenedor, qué plato recuerdas de tu madre... Conocer esas cosas, que son sencillas pero curiosas. Tiene un encanto especial y queda muy gracioso, aunque es un espacio pequeñito. Tampoco puedo hacer algo muy distinto, el programa de cocina es el programa de cocina y, luego, intentas ir incorporando cosas.

También está lo de los chavales jóvenes que acaban de irse de casa. Me parece que puede dar un juego increíble. Seguro que muchas madres dicen "ve el programa de Arguiñano que no sé cómo estarás comiendo...". Yo como tengo 7 hijos de esa edad pues ya me lo sé, aunque los míos comen muy bien todos (risas). Con los jóvenes siempre me he llevado muy bien, voy por la calle y un montón de chavales me dicen "Arguiñano, eres un crack" (risas). Y me hace gracia porque tengo 62 años y te da fuerza para estar hoy aquí.

La parte de enseñar a los jóvenes a cocina, ¿es la que más te ilusiona?
Sí, porque las madres y las abuelas lo controlan todo ya. La guerra contra la obesidad y los jóvenes es lo que más me ilusiona. No es lo mismo coger el teléfono y que te venga un tío en moto con una torta seca y húmeda a la vez. En el tiempo que pasa desde que llamas por teléfono y te viene el de la motito esa, haces con cuatro patatas, dos puerros, una zanahoria y una calabaza un puré para cuatro personas que te alucinas. Es así. Cocer diez minutos y triturar, luego echas un chorrito de aceite de oliva, punto de sal y listo. Te alimentas con productos naturales. Ir al mercado es muy bonito.

Todos tenemos un mercadito al lado de casa, otra cosa es que pases por él. Y, además, el chaval que cocina liga... (risas). Ligan hasta los que no cocinan... Tu llegas a una casa un día y te espera un tío con un delantalito y con una mesa preparada, sencillita: el pan, una cremita de verduras, carne picada rebozadita, con una lechuga bien puesta y aliñada en el último momento, un vinito o una cervecita... Y luego ves que recoge y que es un chaval apañado y dices "esto es lo que necesito". Porque el que va en plan "hola, tía que tal, encantado"... Ese no vale para nada. Ese es un muermo.



Vamos que te ganaste a tu mujer así...
Sí, y haciendo dibujos... Los feos y pobres hemos tenido que ser unos artistas para poder conquistar a una mujer. Tu veías que siempre ligaban los mismos. Uno se lleva 20 y tu no te habías levantado ninguna. Entonces ahí es donde tienes que estar. A base de trabajo y trabajo y encantar... al final es encantar, si no encantas... Es así de sencillo, no hay misterios.

¿Con qué receta se conquista a una mujer?
Con recetas muy sencillas. Que te llamen y te digan "te preparo una cena para el viernes por la noche, a las 21:30 horas". El tío se va por la tarde al mercadito, hace la compra y piensa "es invierno, hace mucho frío, bueno, compro tres esqueletos de pollo, hago un caldo, un puerro, una rama de perejil, sal y un poco de pimienta". Con ese caldo haces una sopita y le pones lo que quieras: fideos, arroz... Sopita caliente hecha natural, 20 minutos. Y de segundo, un pescadito: unos filetes de merluza. Compras una merluza congelada, la tienes un poco en leche, sal, harina y huevo, y la rebozas. Lo acompañas con unos pimientitos... Cosas sencillísimas.

¿Cuál es el plato que recuerdas de tu madre?
Mi madre es de caserío. Las ensaladillas rusas, que sólo las comíamos en fiestas y días señalados. Yo las sigo haciendo. Eran de una sencillez... pero se notaba que era domingo: la fuente llena, las patatas bien cocidas, una mahonesa natural, trocitos de bonito y pimientitos, aceitunas y anchoas decorando. Tengo el recuerdo de la fuente aquella desde hace 50 años. En mi casa, que éramos muy pobres, hemos comido patatas, puerros, lentejas, garbanzos... Llamábamos al filete "el SIMCA 900, para cinco y con nervio" (risas). Esos que no había manera de cortarlos.


Y, luego, cuando ya empiezas a ganar dinero, te haces cocinero, dices "joer, si hay piezas de carne tiernas". Y el pescado en mi casa no habíamos tomado más que sardinas, boquerones y jureles. Yo no sabía que había peces rojos, salmonetes. El truco está en la naturalidad y el encanto. Y descubrir cada vez más cosas. Yo sigo descubriendo cosas, recetas, platos, comidas... Vas a un sitio y dices "qué bueno, qué presencia, qué gusto"... cosas sencillas. Una cosa muy importante en la cocina son las temporadas. Por ejemplo, ahora en otoño la caza, los repollos, la patata nueva, las nueces, avellanas, los cardos... Si controlas las temporadas comes mejor y más barato.

¿Tienes tu propia huerta no?
Sí. La huerta que tengo y que sale en televisión es para animar a la gente. Si vives en un 5º pues es complicado, pero si vives en un pueblo y tienes terrenos inutilizados... Un terreno del tamaño de una habitación da mucho juego. Yo tengo huerto para enganchar a la gente. Y un gallinero, un gallo y doce gallinas porque no hay que dejarlas solas, hay que ponerles gallo. Además, un gallo puede con doce gallinas algo que otros no podemos hacer (risas). El gallo sí puede, porque yo le veo desde la mañanita. Y ellas hacen como que no quieren pero luego... (risas).

¿Qué piensas de la cocina moderna?
Tiene que haber de todo. Por ejemplo, Ferran Adriá es un crack. Yo creo que dentro de 200 años se hablará de Ferran Adriá como se habla de Picasso, Dalí... Otra cosa es que todos los cocineros quieran ser Ferran Adriá. No. Eso no. Tiene que haber cocina de investigación, alguien inventó la tinta de chipirón, la tortilla de patata. Hoy todo el mundo hace una tortilla, pero alguien tuvo que inventarla.

¿Por qué crees que la gente no cocina? ¿Falta de tiempo?
Porque nos tienen atontados y no cocina ni dios. La gente tiene que estar más espabilada. Sabio es el que saborea la vida, no el que descubre las estrellas. Saborea la compañía de la familia, los amigos, el pincho del bar, la cervecita... Eso es ser sabio: saborear la vida. Yo no compro cualquier pan, yo compro del bueno. Valdrá 20 céntimos más. Pero yo no quiero alimentarme como un pollo.

Para ti ¿la buena alimentación es la base de una vida feliz?
Sí, estoy convencido. Si tú estás bien alimentado, estás sano, estás fuerte... ese es el camino para ser feliz. Si no estás bien alimentado hay muchas cosas que te evitan ser feliz. Si estás bien alimentado estás sano y si estás sano lo tienes todo para ser feliz. Cómo vas a ligar si estás mal alimentado.

¿Qué te dicen tus nietos cuando te ven en la tele?
Mis nietos son todavía pequeños, la mayor tiene 6 años. Pero están muy contentos porque en el pueblo me han hecho un cabezudo y creo que es cuando me empiezan a valorar. Es muy gracioso. Voy a salir un día en la tele con el cabezudo. Han visto en las fiestas al cabezudo y ahora me miran y piensan "mi abuelo es importante".