lunes, 18 de octubre de 2010

Mas de 150 salvajes kuwaitís asaltan una tele por atacar a su Familia Real.



Al menos 150 personas, algunas de ellas armadas con pistolas y cuchillos, asaltaron y saquearon este domingo los estudios de una cadena de televisión kuwaití por la emisión de un programa considerado ofensivo con la familia real del país, informaron las autoridades locales.
"Atacaron el estudio, causaron daños y golpearon a los trabajadores. Unos diez de ellos están heridos", indicó el gerente de la cadena Scope TV, Mohamed Talal al Saeed. Fajr al Saeed, propietaria de Scope TV, indicó que había recibido amenazas de muerte después de la emisión, este sábado, del 'talk show' 'Zain wa Shain' ('El bien y el mal').

Diarios kuwaitíes han señalado que el Ministerio de Información ha acusado a Fajr al Saeed de estar tratando de derrocar al Gobierno con el programa satírico 'Sawtak Wasal' ('Tu voz nunca será escuchada').
La cadena vio interrumpida su señal tras el ataque
Fajr al Saeed señaló que el presentador del programa emitido el sábado aparentemente había acusado a un miembro de la familia real, que es un alto cargo en el Ministerio de Información, de estar detrás de esa acusación.
La propietaria de la cadena dice que los asaltantes del domingo habían estado buscándoles a ella, a la gerente de la cadena o al presentador, y añadió que la cadena había visto interrumpida su señal tras el ataque.
El grupo asaltante estaba formado por unas 150 personas
Un reportero de Reuters afirmó haber visto ventanas rotas y mobiliario destrozado en el edificio de la cadena, que ha sido acordonado por la Policía. Un testigo, el abogado Saeed al Yahya, dice que el grupo de asaltantes estaba conformado por al menos 150 personas.


No fue posible contactar con un portavoz del Ministerio del Interior ni en su teléfono móvil y la Policía presente en el lugar de los hechos se negó a hacer comentarios al respecto.
El gobernante kuwaití está protegido por la Constitución
Kuwait, cuarto mayor exportador mundial de petróleo, tiene una vibrante cultura de medios de comunicación y generalmente permite una mayor crítica de la prensa a los funcionarios públicos que otros Estados del Golfo Pérsico.
Pero su gobernante está protegido de los cuestionamientos por la Constitución, y los casos de difamación contra los diarios, escritores y 'blogueros' son comunes.

Vertele.com